• VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
Home Columna EL FANTASMA
 
EL FANTASMA
Por el fantasma

Nadie entiende a Ricardo Gareca. Se supone que la Copa América es un banco de pruebas con miras a las eliminatorias, porque la meta es que Perú vuelva a los mundiales, sin embargo prefiere llamar a Pizarro, deja a Benavente y arma un equipo al champazo, sin ton ni son... Gareca, la verdad, está más asustado que público viendo el programa de Gisela y teme que si le va mal en el torneo que se hará en Chile, le cortarán la cabeza... Así, entonces, no hará patria y menos cumplirá buena labor en el buzo... Tanto teatro hicieron las autoridades con el clásico que no pasó nada anormal, el duelo se desarrolló en paz y sin incidentes mayores en las calles... El día que las autoridades, llámese Indeci, el Ministerio del Interior o la compañía de bomberos metan sus narices en que no le incumbe, el fútbol recuperará su magia, colorido y fiesta... El público no es tonto y lo único que consiguen los teatreros es meter miedo y darle alas a los vándalos y delincuentes... Aquí se trata de psicología, actuar con "cerebro" y no haciendo alharacas... Da cólera ver cada fecha del Apertura el estadio cusqueño... El Garcilaso es usado todas las semanas por Real Garcilaso y Cienciano y su pobre aspecto se ve en todo Latinoamérica a través del cable... ¿Tanto puede costar un tarrito de pintura y pintar las graderías?... Ahora que el Apertura está en receso, a ver, pues, si arreglan ese escenario que, en su momento, fue el segundo mejor escenario del Perú y un orgullo de los cusqueños... En la capital de los incas deberían reclamar "los pulpines" para saber su escenario... Hablando de escenarios, ya hay voces contra el rally Dakar que se hará en enero entrante en nuestro territorio... Desde ahorita los organizadores deben poner los puntos sobre las íes, trabajar al respecto y evitar que, luego de esta competencia, nos vuelvan a arrimar ya no cuatro o cinco años, sino para toda la vida...